Superplaceresdesconocidos

Por Paul Rigg

Un 25 aniversario es un momento para reflexionar pero, en contraste con anteriores aniversarios de Superunknown en 1994, esta no podemos ignorar la trágica pérdida del cofundador, letrista, guitarrista y cantante de Soundgarden, Chris Cornell.  

 

Cuando Cornell entró en su habitación de hotel después de completar otro exitoso concierto en Detroit el 17 de mayo de 2017 y casi de inmediato se ató una soga al cuello, se cerró un capítulo increíblemente duro. Ese capítulo comenzó con la sobredosis de heroína de Andrew Wood de Malfunkshun y Mother Love Bone a los 24 años; el suicidio de Kurt Cobain de Nirvana a los 27 años; y la muerte del cantante de Alice In Chains, Layne Stayley, por adicción a las drogas a los 34. Todos eran amigos íntimos y / o colegas de Cornell. Y los que aman el grunge una vez más tuvieron que tirarse de los pelos.
 

Si bien el legado de estos cantantes es enorme, no hay nada que celebrar sobre esta carnicería.  

Específicamente, Superunknown comienza con una canción titulada Let Me Drown y termina con Like Suicide; haciendo difícil evitar los temas tratados.
 

El disco, producido por Michael Beinhorn, catapultó a Soundgarden a las listas de éxitos, alcanzando el número uno en las listas de EEUU y produciendo cinco sencillos de éxito. Las 16 canciones del disco se prolongan más de 70 minutos porque, como dijo Cornell en ese momento, "realmente no queríamos discutir sobre qué se debía quedar fuera".
 



Dado el ambiente del disco en su conjunto, quizás sea irónico que el primer sencillo, Spoonman, no tenga nada que ver con ser un drogadicto, sino que se trata de un hombre real, Artis the Spoonman, que realmente tocaba cucharas en las calles de Seattle. La canción trata sobre "la paradoja de quién es [Artis] y cómo le percibe la gente", dijo Cornell.
 

El sobresaliente siguiente sencillo, The Day I Tried To Live, trata, nuevamente, según Cornell, sobre "como intentar dejar de ser [...] cerrado y solitario, con lo que siempre he tenido un problema. Se trata de intentar ser normal".
 

El mega éxito Black Hole Sun, el tercer sencillo, es quizás la canción más conocida de la banda y quizás también la más incomprendida. Con su gancho increíblemente alegre y pegajoso, tenía a gente en todo el mundo centrándose en la palabra "sol" en el coro, cuando en realidad se trata del fin del mundo. El título provino de unas palabras que Cornell malinterpretó en la radio e irónicamente, después de haber escrito la canción, pensó que a la banda no le gustaría. Pero la excelente forma de tocar la guitarra de Kim Thayil ayudó a llevarla a otro nivel.
 



My Wave
, al igual que Fell On Black Days, contiene algunos tempos extraños, con Thayil tocando un excelente riff en uno de 6/4 en este último en su Gibson Les Paul Custom Lite. Hay muchos otros grandes temas en el disco, como la funky Fresh Tendrils, pero para este crítico, Fell On Black Days es la más destacada.
 

Así que déjate llevar por estas grandes canciones, siente la "conexión de Cornell" y luego emerge a la luz con una parte de ti renovada. Guitars Exchange os envía su amor. Sed buenos con vosotros mismos.


Galería de foto

©CordonPress