Hace cuarenta (cortos) años...

Por Tom MacIntosh

La legendaria banda de rock duro Van Halen, de Pasadena California, lanzaba hace 40 años (un 10 de febrero) su disco de debut. Se construyó gracias al excelente trabajo del productor Ted Templeman, conocido por su trabajo con los Doobie Brothers y Captain Beefheart y subió directamente al número 19 en las listas de éxitos de Billboard. El grupo original estaba formado por Eddie Van Halen a la guitarra principal, el vocalista David Lee Roth, Alex Van Halen en la batería y el bajista Michael Anthony. Su relación con Templeman demostró ser larga y fructífera, siendo el asistente de estudio que perfeccionó su agudo sonido contundente, y dirigió todos sus discos más exitosos.  

 

El álbum homónimo todavía se mantiene entre los discos de debut más exitosos de la historia. Se abre con Runnin' With the Devil, impulsado por la línea de bajo de Anthony y la vibrante batería de Alex Van Halen. Fue lanzado como single pero no llegó a entrar en las listas, pero es una de sus canciones principales más directas. La voz de Lee Roth estaba en su apogeo y enciende este inicio con energía bruta y tono perfecto sobre las voces de respaldo de Anthony, lo que contribuyó en gran medida a darle a la banda su sonido característico. ¿Quién demonios pondría un solo de guitarra como una canción completa? Lo hicieron, con Eruption, un instrumental que hace que Eddie lleve el 'shred', con su personalizada Frankenstrat, a alturas celestiales; usando su legendario estilo 'tapping' a dos manos que resultaría irresistible para legiones de guitarristas en ciernes de todo el mundo. Fue nombrado el 2º mejor solo de guitarra jamás realizado por la revista Guitar World (después del solo de Jimmy Page en Starway To Heaven). También es una sabrosa introducción a la versión de The Kinks You Really Got Me, la única canción que llegó a las listas de éxitos en el disco. Esta es una de las pocas versiones que es más popular que la original, gracias al toque perverso de Eddie, los riffs mercuriales dentro de los riffs, y los gritos primarios de Roth que aumentaban a un tono febril. Casi se puede decir que superó al clásico de 1964 de Ray Davies, lo que ya es decir algo. Sigue siendo una de las canciones de referencia para las bandas nuevas de garaje.
 

 

Ain't Talkin 'Bout Love
es un rock más oscuro, "He estado en el borde y allí me puse de pie y bajé la mirada, sabes que he perdido muchos amigos allí nena, no tengo tiempo para perder el tiempo". Es un ejemplo del estilo de rock duro que era, y aún es, notable. Y para forzar la máquina, I'm The One, la última canción de la primera cara, es dura y rápida, y es testigo de la velocidad 'shredder' de los dedos ágiles de Eddie Van Halen, sin olvidar la sección rítmica explosiva y la voz cristalina de Roth; un verdadero momento de poder que finaliza elegantemente con algunos "she-do-wops" armonizados. ¡De hecho, toda la primera cara podría hervir una lámpara de lava!
 

 

La segunda cara de esta formidable colección quita el pie del acelerador, pero aun así ofrece algunos números notables como Jamie's Cryin, una canción pop se mire por donde se mire, pero que muestra las encantadoras armonías vocales entre Roth y Anthony. Feel Your Love Tonight es una canción pegadiza, bailable, una vez más, que muestra la sensación de la banda como rock de estadio. Tal vez la mejor pista de la cara B sea Little Dreamer, un himno de rock amenazante con el bajo de Anthony que rebota en las baquetas de Alex. Ice Cream Man es una versión del bluesero John Brim, (grabada originalmente en 1953), con Roth tocando un solo de guitarra acústica, y cantando blues sobre un ritmo andante hasta que se abre de golpe con graves duros y batería coronada por la increíble guitarra principal de Eddie en este número 'vintage'. Nos preguntamos qué hubiera pensado el Sr. Brim de este enfoque. Golpeando su rodilla y rugiendo, sin duda.
   

El álbum alcanzó el disco de Diamante a finales del Siglo XX (más de 10 millones de discos vendidos) y volvió a las listas en 2012 cuando hubo una reunión de Van Halen. Estos muchachos grabaron esto hace 40 años, y todavía suena en las ondas de radio en todo el mundo. ¡Eran (y son) magníficos!  

Galería de foto